ESTA NO ES LA EMPRESA QUE QUERÍAS.

 

Tenías otra idea sobre montar tu propio negocio.

Querías ganar en independencia, no limitar los ingresos anuales a una nómina. Desarrollarte. Vivir mejor. Crecer.

Pero algo pasó.

De pronto te ves trabajando a todas horas, sin manos para atender a más clientes, perdiendo el beneficio por no se sabe dónde.

 

Preguntándote dónde se quedaron las posibilidades de crecimiento.

 

Preguntándote para qué conseguir más clientes si cada uno de ellos parece dispuesto a desangrarte.

 

Bien.

 

Esta situación no es el final del camino, más bien es el cuello del embudo que toda gran empresa ha aprendido a sortear.

 

¿Demasiado optimista?

 

No te creas, en Asesores Inquietos lo que más nos gusta de los pies es que pisen fuerte el suelo.

 

Otra cosa que nos gusta, pero mucho, es simplificar las cosas.

 

Por eso nos comunicamos por correo.

 

Un correo cada día.

 

Que puede ser mucho, o puede ser poco. Eso depende de lo que encuentres en ellos.

 

¿Alguna pista?

 

Mira.

 

En ellos hablo a mis clientes y no clientes sobre las diferentes áreas de la empresa.

 

Dicen que están muy bien, aunque también es verdad que a veces digo cosas que no son ni bonitas ni cómodas, porque no me pagan para endulzar orejas, sino por hacer avanzar negocios.

 

Y eso no siempre es cómodo.

 

Así que si te suscribes, cosa que es rápida y gratuita, los puedes leer.

 

Luego valoras si te resultan de utilidad.

 

Y si ves que no son para ti. te das de baja.

 

Cosa que también es gratis y rápida.

 

Con tu suscripción recibes un correo diario sobre dirección de empresas y negocios.

No sé si te gustarán o te divertirás con ellos, lo seguro es que en todos intentaré ofrecer algo que quizás te interese 

Como cumplimos con la ley, tus datos estarán a salvo. Ni falta hace que te lo diga, pero lo digo.

Verás.

Una empresa es como una orquesta sonando.

Y el dueño de la empresa obviamente, es el director.

-Sí, estoy hablando de ti.-

Por motivos que ahora no voy a explicar, muchos directores de empresa corren como locos intentando tocar un poco del timbal, otro poco del piano, el violín…

Y qué quieres que te diga.

En esa orquesta no hay dirección. Ni la música suena todo lo bien que podría, ni el director puede pensar en la gira de la próxima temporada.

Está condenada a no crecer.

A la mayoría de las personas nos gusta hacer lo que se nos da bien. Lo que nos gusta menos es ocuparnos de las cosas que nos cuesta controlar.

Y los empresarios no somos la excepción.

 

Pero las empresas tienen diferentes áreas que necesitan habilidades y conocimientos específicos.

 

Y una de ellas es la dirección.

Conseguir clientes en vez de esperar a que lleguen solos,

 

Llevar el control de cuentas (y no decidir en base al saldo del banco),

 

Y dirigir equipos

 

Las personas somos la variable más impredecible de una empresa, y por eso es tan complicada la dirección de equipos.

ebook

Por eso tengo aquí un regalo que si tienes empleados a tu cargo y lo aplicas en tus conversaciones, te va a resultar de gran utilidad

Es un breve ebook que se lee del tirón.

¿Qué encontrarás en el ebook? 

  • La pregunta que nunca debes hacer si quieres que un empleado tardón comience a llegar puntual, como todo el mundo.
  • Cuál es la línea que te sirve para detectar a las personas eficaces y cómo puedes aprender de ella para que trabajar con tu equipo te resulte cada vez más sencillo y dejes de perder el tiempo en conflictos innecesarios 
  • Con la historia de Carlos, el día que recibió una carta especial, aprenderás la lógica mental que deben abandonar las personas que quieren aumentar su índice de éxitos. Explicada con pelos y señales. 
  • La simple y corrosiva razón por la que muchos jefes perpetúan los errores de su equipo sin ni siquiera darse cuenta. 
  • Cómo un simple enunciado puede cambiar el curso de la resolución de un problema y qué puedes utilizar de ahora en adelante en tu negocio. 
  • La pregunta que debes hacerte cada vez que surja un conflicto en la empresa. Es una pregunta muy simple. Una pregunta que cuando la descubras quizá no dejes de aplicarla cada vez que algo falle. Incluso antes de que algo pueda fallar. La pondrás en práctica en dos minutos y mejorarás el control de tu empresa. Si implementas lo que te voy a contar, claro.

Con tu suscripción recibes un correo diario sobre dirección de empresas y negocios.

No sé si te gustarán o te divertirás con ellos, lo seguro es que en todos intentaré ofrecer algo que quizás te interese 

Como cumplimos con la ley, tus datos estarán a salvo. Ni falta hace que te lo diga, pero lo digo.

Con tu suscripción, además del ebook, recibirás un audio que hará que en tu próxima conversación de ventas cuentes con una poderosa herramienta más a tu favor.

Te explico.

Es un audio de 6:27’ en el que te doy dos herramientas que podrás aprovechar cuando preparas la información para tu entrevista, y luego, cuatro minutos antes de atravesar la puerta y entrar a esa reunión.

En el escucharás:

  • La pregunta que les hago a mis clientes acerca de su competencia y que contestan mal el 98 % de ellos, aunque sean profesionales con experiencia y lleven una gran empresa (0:58’).
  • Una lección que escuché de Didac Lee con la que sorprendió al público acerca de conocer a la competencia. ¿No sabes quién es Didac Lee? Pues si escuchas el audio, sabrás de qué equipo de fútbol es directivo (2:05’).
  • Cuál es uno de los errores de concepto acerca de la competencia más extendido y más perjudicial para todo profesional que pretende que le aprueben un presupuesto.
  • En el minuto 4:04’ conocerás los 2 ingredientes más rentables en toda venta, por más compleja y peliaguda que sea, y que después de escuchar este audio comenzarás a utilizar en todas tus entrevistas.

Para suscribirte, deja tu email aquí abajo, acepta las condiciones y dale al botón naranja:

Con tu suscripción recibes un correo diario sobre dirección de empresas y negocios.

No sé si te gustarán o te divertirás con ellos, lo que es seguro es que en todos intentaré vender algo. 

Como cumplimos con la ley, tus datos estarán a salvo. Ni falta hace que te lo diga, pero lo digo.